Argentina se posiciona como exportador de carne vacuna

Ese fue el balance de la “Semana de la Carne”,  donde se realizó una “Mesa de las Carnes en la Exposición La Rural” en el Predio de Palermo con participación de numerosas entidades, productores, proveedores, criadores y demás afines de las cadenas de la carne vacuna, aviar, porcina y ovina.

Entre los expositores se presentaron los especialistas Fernando Canosa y Víctor Tonelli  quienes mencionaron en su informe que la Argentina podría recuperar este año el séptimo puesto como exportador mundial de carne vacuna.

En 2005, la Argentina estaba tercera en el podio de exportadores de carne vacuna, con 774.000 toneladas. Sin embargo, tras la política de limitar las exportaciones con cupos y trabas que aplicó el gobierno anterior, en 2015 el país cayó al puesto 17°, con un nivel de exportaciones de menos de 200.000 toneladas.

Tras asumir en diciembre de 2015, el gobierno del presidente Mauricio Macri eliminó las retenciones y quitó las regulaciones al comercio. Enseguida, las exportaciones comenzaron a subir. Fueron de 230.000 toneladas en 2016, pasaron a 312.000 toneladas en 2017 y se ubicarían, según el informe, en 435.000 toneladas en el cierre de este año.

En su ponencia, Balbín aseguró que “en materia de ganadería, desde el INTA priorizamos tres temas para trabajar: el índice de procreo –que lo vamos a abordar desde la sanidad hasta la nutrición y desde la extensión–, las megatérmicas y el manejo silvopastoril”.

En referencia a la apertura de los mercados, el presidente del INTA indicó: “Se nos abren nuevas oportunidades que tenemos que mirar con gran responsabilidad” y, como ejemplo, mencionó el caso de China y su incorporación al consumo de carnes rojas.

Por su parte, Pordomingo expresó: “Hace 30 años hablamos de la necesidad de producir más terneros en la Argentina, pero, hoy, generar más terneros por vaca entorada pasa a ser una necesidad”. En este sentido, destacó el dinamismo del sector: “Hubo grandes cambios y adaptaciones para competir en un mercado muy complejo”. En este sentido, destacó incorporaciones como los corrales competitivos y se incorporó tecnología de feed-lot.

En consonancia con los mencionados profesionales el Ing. Agrónomo y consultor ganadero, Sebastián Riffel, indicó que los tres grandes problemas que tiene Argentina en este sentido son: la baja tasa de destete, la baja producción de terneros, y el poco agregado de kilos por cabeza.

En primer lugar, Riffel explicó que esto se da por un cambio en los sistemas de producción: “Hasta el 2000, se producían novillos de entre 450 y 500 kilos, a base de alfalfa. Entre el 2008 y el 2016, por el avance de la agricultura, se dio un cambio en la dinámica forrajera y en el tipo de animal que se produce, que ahora pesa entre 300 y 350 kilos. Esto se traduce en una menor participación del pasto y una mayor participación del corral, en sistemas como el feedlot”.

En este sentido, Argentina mutó de ser un país productor de novillos, a ser productor de animales livianos. Para cambiar este sistema, Riffel explicó que la recría es una herramienta clave. Entre sus variantes están la recría corta, en corrales y a base de silo de maíz o verdeos de invierno; y la recría larga sobre pasturas de alfalfa, festuca o cebadilla, con terminación a corral.

Por último, Riffel afirmó que “hay mejorar los protocolos para la exportación”, a la vez que el sector ganadero espera una estabilidad cambiaria que ajuste el precio de exportación, que se encuentra muy bajo a comparación de otros países del Mercosur, e incentive la inversión en tecnología